Misterio

San Juan Evangelista: A la derecha de la Cruz se sitúa el Discípulo Amado ayudando a los Santos Varones a recoger el cadáver del Maestro, para entregárselo a su Madre.

Santos Varones: José de Arimatea y Nicodemo, subidos en las escaleras, apoyadas en el Madero, descienden cuidadosamente el cadáver de Jesús con ayudas de tenazas y un sudario, realizando un gran esfuerzo reflejado en ambas expresiones faciales.

María Magdalena: Permanece de rodillas al lado de la Virgen, contemplando el trágico instante, mientras en sus manos sostiene el perfume con el que será preparado el cuerpo de Cristo en el sudario que en sus manos descansa.

María Salomé: Contempla desolada el desenclave de Cristo, permanece de rodillas para proceder a amortajar el cadáver de Cristo.

María de Cleofás: Llora cabizbaja ante la corona de espinas que sostiene entre sus manos, mientras permanece de rodillas.

 


Hit Counter provided by laptop reviews